Para la seguridad nuclear más allá de Seúl, se deben erradicar los misiles terrestres “Doomsday”

David Krieger & Daniel Ellsberg
Christian Science Monitor
(Traducido por Arielev)

El presidente Obama y otros líderes mundiales se reunieron esta semana en la Cumbre de Seguridad Nuclear, en Seúl, Corea del Sur, para enfrentar las amenazas que plantea el material nuclear inseguro. Si el señor Obama está realmente preocupado por la seguridad nuclear, debe considerar seriamente la supresión de los 450 misiles balísticos intercontinentales desplegados y listos para disparar contra Rusia de un momento a otro.

Minuteman III. Wikipedia. (ID: DFST8203511 Service Depicted: Air Force Two missile maintenance crewmen perform an electrical check on an LGM-30F Minuteman III intercontinental ballistic missile (ICBM) in its silo. Location: WHITEMAN AIR FORCE BASE, MISSOURI (MO) UNITED STATES OF AMERICA (USA) Camera Operator: TSGT BOB WICKLEY Date Shot: 1 Jan 1980)

El mes pasado nos encontrábamos entre 15 manifestantes que fueron arrestados en medio de la noche en la Vandenberg Air Force Base, a unos 70 kilómetros al norte de Santa Bárbara, California. Estábamos protestando por el vuelo de prueba inminente de un misil balístrico intercontinental Minuteman III.

La justificación de la Fuerza Aérea para hacer estas pruebas es garantizar la fiabilidad de la fuerza de disuasión nuclear de EE.UU., pero misiles terrestres balístico-nucleares  listos para el lanzamiento,  son lo contrario a un elemento de disuasión para atacar. De hecho, su despliegue mismo tiene el potencial para poner en marcha la III Guerra Mundial y precipitar la extinción humana – como resultado de una falsa alarma.

 

No estamos exagerando. He aquí por qué: Estos misiles nucleares son las armas de primer ataque – la mayoría de ellos no podría sobrevivir un ataque nuclear. En el caso de una advertencia de un ataque nuclear ruso, habría un incentivo para poner en marcha todos estos 450 misiles Minuteman, antes de que los enemigos entrantes puedan destruirlos en sus silos.

Si la advertencia resultó ser falsa (ha habido muchas falsas alarmas), y los misiles de Estados Unidos se pusieran en marcha antes de que el error fuese detectado, la tercer guerra mundial estaría en marcha. Los rusos tienen el mismo incentivo para lanzar sus misiles terrestres sobre la advertencia de un ataque percibido.

Tanto los misiles terrestres de EE.UU. y Rusia permanecen constantemente en alto estado de alerta, listos para ser lanzados en cuestión de minutos. Debido a los tiempos de vuelo de 30 minutos de estos misiles, los presidentes de EE.UU. y Rusia sólo tienen alrededor de 12 minutos para decidir si se deben lanzar sus misiles cuando es presentada por sus líderes militares la información que indique un ataque inminente (después de conferencias de más bajo nivel de evaluación de amenazas).

Sólo 12 minutos o menos para el presidente para decidir si se debe iniciar una guerra nuclear global. Si bien este escenario es poco probable, es sin duda posible: los presidentes lo han ensayado varias veces, y no se puede descartar debido a la gravedad de sus posibles consecuencias.

Rusia estuvo a punto de lanzar sus misiles en base a una advertencia que llegó el 25 de enero 1995. El presidente Yeltsin fue despertado en medio de la noche y se le dijo que un misil de EE.UU. se dirigía hacia Moscú. Afortunadamente, Yeltsin estaba sobrio y se llevó más tiempo que el asignado para tomar la decisión sobre si lanzar o no misiles nucleares rusos en respuesta.

Con el paso del tiempo, quedó claro que el misil fue un cohete sonda meteorológico de Noruega, y no un misil de EE.UU. dirigiéndose hacia Moscú. Se evitaron los desastres por un estrecho margen.

Aquí está la parte realmente convincente de la historia: Si todos los 450 misiles balísticos terrestres de Estados Unidos Minuteman III con ojivas termonucleares fuesen dirigidos a Rusia – con muchos de los objetivos en o cerca de las ciudades, como está previsto – la mayoría de los americanos morirían como resultado , junto con la mayoría de la humanidad. Nuestras propias armas contribuirían tanto o más a estas muertes en Estados Unidos y  el resto del mundo, si cualquier ojiva nuclear rusa es disparada.

Esto es porque el humo de las enormes tormentas de fuego nucleares creadas por un “éxitoso” primer impacto nuclear de EE.UU. podrían causar una interrupción catastrófica del clima global y la destrucción masiva de la capa de ozono protectora, lo que llevaría a la hambruna mundial.

Recientes estudios revisados por expertos, realizados por los científicos atmosféricos Alan Robock (Rutgers), Brian Toon (Universidad de Colorado-Boulder), Richard Turco (UCLA) y sus colegas, predicen que este tipo de ataque podría crear enormes tormentas de fuego que rápidamente rodearían el planeta con una capa densa de humo estratosférico.

El humo negro se calentaría por el sol, alzándose como un globo de aire caliente, y permanecería en la atmósfera durante al menos 10 años. Bloquearía y evitaría que una gran fracción de la luz del sol alcance la superficie de la Tierra. La fuerte reducción del calentamiento de la luz solar produciría rápidamente condiciones climáticas globales de la Era de Hielo. Esto sería eliminar o reducir drásticamente los ciclos de crecimiento durante una década, y probablemente causaría la muerte por inanición de la mayoría o de todos los seres humanos.

Junto con otros efectos, incluyendo la destrucción prolongada de la capa de ozono – la vida más compleja en la Tierra podría ser destruida. Los científicos dicen que el proceso sería similar a cuando un asteroide golpeó la Tierra hace unos 65 millones de años, levantando una nube de polvo global que redujo la luz del sol, bajando las temperaturas y matando la vegetación. Causando la extinción de los dinosaurios y del el 70 por ciento de las especies de la Tierra.

La causa de la extinción, en nuestro caso, no sería un evento celestial externo, sino más bien la puesta en marcha de las armas termonucleares que habíamos creado con nuestra propia inteligencia, supuestamente, por nuestra propia seguridad.

Las pruebas de misiles Minuteman III de la Base Aérea Vandenberg son, entonces, en realidad, las pruebas de una Máquina del Juicio Final nuclear estadounidense.

Las armas nucleares no hacen a EE.UU. o al mundo más seguros. En particular, los misiles Minuteman III – terrestres, vulnerables, en estado de alerta, y susceptibles de ser provocados por una falsa alarma – nos hacen menos seguros. Cualquier persona que se preocupe porque la humanidad tenga un futuro, debería protestar por estas pruebas y llamar a la eliminación de todas los misiles nucleares-balísticos intercontinentales, como un primer paso hacia la abolición total de las armas nucleares.

Si EE.UU. acaba hoy con toda su fuerza de misiles de armamento nuclear terrestre, todavía tendría 288 misiles invulnerables lanzados desde submarinos balísticos (armados con aproximadamente 1.152 ojivas) para actuar como una amenaza de represalia a un ataque nuclear. Pero ya no tendría objetivos tentadores para los rusos para atacar preventivamente en un momento de tensión o en caso de una falsa alarma de ataque.

Todavía sería imprescindible reducir totalmente las cabezas estadounidenses EE.UU. (y Rusia) a niveles que no pongan en peligro la posibilidad de causar la extinción humana.

E incluso los más pequeños arsenales nucleares existentes en la India y Pakistán amenazan con el desastre global. El profesor Robock y sus colegas han calculado que en un intercambio nuclear entre India y Pakistán, en la que cada parte utiliza 50 bombas del tamaño de Hiroshima (cada lado tiene ahora más que ese número), el humo en la estratosfera podría causar una reducción global de la luz del sol y la destrucción de la capa de ozono, lo que conduciría a la pérdida de cosechas y la hambruna mundial.

En comparación, las fuerzas termonucleares listas para el lanzamiento de EE.UU. y Rusia contienen aproximadamente 500 veces el poder explosivo de las 100 bombas atómicas de India y Pakistán.

Ahora es el momento para que la gente y las naciones del mundo le hagan frente a la potencial extinción de la especie humana, y de demandarle a los líderes políticos de seguir el camino de cero armas nucleares, una ruta por mandato de los términos del Tratado de No Proliferación Nuclear y de la Corte Internacional de Justicia. Hasta entonces, la protesta y la resistencia civil serán necesarias.

Debemos buscar dos objetivos principales: en primer lugar, un compromiso de los Estados poseedores de armas nucleares existentes a renunciar al lanzamiento en caso de alerta, y el primer uso de armas nucleares en cualquier circunstancia, y en segundo lugar, las negociaciones de buena fe para un nuevo tratado para la verificación por etapas, y la eliminación irreversible y transparente de las armas nucleares.

Es nuestra esperanza que al realizar la resistencia civil no violenta, ser arrestados, ir a la corte federal, y  explicar nuestras acciones al público, nos ayuden a despertar y hacer participar al pueblo estadounidense en este tema de suma importancia para nuestro futuro en común.

*******************************************************************************

David Krieger is president of the Nuclear Age Peace Foundation. Daniel Ellsberg is a distinguished senior fellow at the Nuclear Age Peace Foundation and a former strategic analyst for the Department of Defense. He released the Pentagon Papers. This statement represents the authors’ individual views. The authors benefitted greatly from consultations with Steven Starr and Alan Robock.

About these ads

2 pensamientos en “Para la seguridad nuclear más allá de Seúl, se deben erradicar los misiles terrestres “Doomsday”

  1. Hacen 65 millones de años desaparecio el 70 porciento de las especies y todavia estamos aqui!. Sinceramente podria alguien creer en la palabra del asesino de su madre?__,Creo que si existe quien pueda creer en el pero ese no es mi caso. Creer en la palabra del enemigo no es confiable, confiable es creer en uno mismo. Entre enemigos no hay palabra pero en la reconciliacion si puede la puede haber.Usted desea una tercera guerra mundial sin armas nucleares! Eso es como pretender que todos usen armas de fuego en una guerra y eso es imposible e ilogico y en el caso de ustedes estan viviendo en una fantasia y pierden el tiempo aunque admito y reconozco la buena voluntad y que la posicion de ustedes es una diligente y madura.

    • Saludos E.Pagan, estamos en la misma postura a la hora de no confiar en el enemigo. Considero primordial que se llegue a un acuerdo de no proliferación nuclear como primer paso para acabar con las problemáticas actuales en torno a Oriente Medio. Es de suma importancia entender que, para efectivizar tal cuestión, TODAS las naciones deberían respetar el tratado; y no dejar a algunas de ellas con privilegios. Es por ese motivo que nunca se llega a un entendimiento completo; Israel y Estados Unidos no quieren perder tal poderío, pero si desean que el resto lo haga ¿Esto es realmente justo? y he aquí cuando las disparidades aumentan.

      Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s